Constelación Camelopardalis

 

La constelación de la Jirafa (lat. Camelopardalis) es relativamente poco llamativa a pesar de su área de 757 grados cuadrados. La más brillante de sus estrellas, β Camelopardalis, es una estrella con la magnitud 4.

Historia y Como detectar la Jirafa

Entre las brillantes constelaciones Osa Mayor, Casiopea, Perseo, Auriga y Osa Pequeño hay un área en la que apenas hay estrellas brillantes. Justo aquí se encuentra la Jirafa, que no se pudo ver hasta la invención de los telescopios. Jakob Bartsch creó un mapa estelar giratorio en 1624 y colocó a la Jirafa en este área "vacío" del cielo. El nombre "Camelopardalis" proviene del idioma griego, ya que todavía se usaba en ese momento como un lenguaje científico. Como los griegos no conocían ninguna jirafa, imaginaron camellos que fueron vistos como leopardos: Camelopardalis. La constelación se puede ver con un telescopio todo el año en el hemisferio norte.