Estrellas fugaces Léonidas

 

Cada año entre el 13 y el 21 de noviembre, la Tierra cruza la órbita del cometa 55P/Tempel-Tuttle. En nuestra atmósfera, sus fragmentos queman y causan un espectáculo de naturaleza brillante: ¡Estrellas fugaces! Su origen aparente, el radiante, se encuentra en la constelación de Leo, por lo que se llaman Leónidas. A unos 71 kilómetros por segundo, las estrellas fugaces corren por el cielo.

Historia

La lluvia de meteoros de las Leónidas ya tiene más de 1.100 años. Un evento clave para la astronomía fue la lluvia de rayas ardientes en 1833, cuando hasta 240.000 estrellas fugaces fueron visibles en Norteamérica durante la noche del 12 al 13 de noviembre. Las lluvias de meteoros aún no se habían explorado particularmente en ese momento, por eso el evento celestial preocupó a mucha gente. Al mismo tiempo, sin embargo, también impulsó el inicio del estudio de las Leónidas. La evaluación de documentos antiguos llevó rápidamente a la suposición de que las estrellas fugaces ocurren con particular frecuencia cada 32 a 34 años. Hoy en día esto se confirma - aproximadamente cada 33 años la Tierra cruza la órbita de la nube de escombros del cometa, después de haber cruzado el sistema solar interno. Esto provoca una actividad particularmente alta.

Léonidas 2018

En 2018, el máximo tendrá lugar en la noche del 17 de noviembre, con hasta 25 estrellas fugaces visibles por hora. La próxima erupción con una actividad muy alta de 10.000 estrellas fugaces por hora se espera para el año 2031.